Mi iPhone ha muerto

iPhone muertoPues eso, mi iPhone ha muerto… de momento, ya que estoy haciendo todo lo posible porque reviva. Por ahora no tengo mono físico ni psicológico al pasar de estar conectado las 24 horas a pasar al “apagón digital”, pero nunca se sabe… Estas cosas son como la alergia, se manifiestan a veces de forma espontanea.

Este finde ha sido increíble, hemos visitado Ecija y El Rubio, he comido como hace años no comía, (muy bueno todo), solo de pensarlo ya me siento lleno… También ha sido genial, evidentemente, por estar en compañía de María y buenos amigos. La verdad no puedo quejarme pues incluso han salido planes futuros para otros viajes; y que mi iPhone no encendiera, en ese momento, no ha sido una preocupación. Yo creo que realmente no he sido consciente hasta ahora (llegan los primeros síntomas) que, realmente, me encuentro aislado, que soy un paria en esta sociedad en la que si no estas conectado no eres nadie, no te enteras de nada, no sirves para nada…

Bueno, ahora en serio, lo digo solo porque hasta nueva orden no me llegarán whatsapp, mensajes ni cualquier notificación que me llegara antes a través del teléfono, así que hasta nueva orden regreso al año 2008 en el que no existían la conectividad continua y nos relacionabamos como toda la vida, delante de un café o una cerveza. Lo máximo eran los sms y las llamadas telefónicas y ahora a veces cuando nos llaman no reconocemos ni las voces de lo poco que las escuchamos…

Pues hasta nueva orden dejo de ser un ciudadano digital… Un beso… o no… nunca se sabe.

El fútbol

El fútbol opio del puebloEl fútbol siempre lo he considerado como un calla bocas, lo que se denomina el opio del pueblo y es que España sólo se une cuando lo que pase afecte a todo el mundo, cosas buenas el fútbol (mundial, copa, liga), olimpiadas, cosas superficiales últimamente… Cosas malas terremotos, incendios o cualquier catástrofe natural, delitos contra la integridad física… pero que pasa con España cuando son cosas que solo afectan a una parte? Ahí ya no somos tan solidarios, ahí demostramos que España es un país de clases, y no, no es que tengamos mucha clase, es que no somos nadie… La pobreza no afecta a todo el mundo, claro no todo el mundo se mueve, el paro no afecta a todo el mundo, claro no todo el mundo se mueve, la falta de sanidad no afecta a todo el mundo, claro no todo el mundo se mueve y es que mientras que los qe dirijan el país sea gente de arriba (da igual de derecha o de izquierda), la clase política -su propio nombre lo dice- es ya una clase social que como cualquier otro grupo solo va a mirar su interés y jamás sabrá lo que pasa un padre de familia que no tiene donde cobijar a sus hijos cuando lo desahucian, o que darle de comer si esta en paro y que solo ve sus derechos roídos y cortados por alguien que le dice en su cara “pero si lo hacemos por ti” mientras ve como ellos no pueden entender esos problemas, no pueden porque no los tienen… Y es que tu puedes decir pobre mendigo que mal lo estará pasando pero nunca sabrás exactamente lo que está pasando ese hombre hasta que no hayas dormido con él, hasta que no hayas pasado frío o calor con él, hasta que no hayas pasado hambre con él…
Pero claro, para que recortar el fútbol, lo único que (a este paso) nos iguala y une a los españoles, lo único que hace que se callen y se olviden de sus derechos pisoteados… Ale que gane España el mundial que seguro que habrá menos paro, menos crisis… Bueno, menos quejas seguro…

Y si no mirad, hasta yo estoy siendo superficial al escribir este post pues podría llevarme páginas y páginas escribiendo, pero intento que este blog no sea para pasar penas que esas ya las da la vida, solo intento que quien se pase por aquí sonría al menos un poco…

Un beso… o no… nunca se sabe

Vaya semanita

Y nunca mejor dicho, vaya semanita… Primero empezó con el puente y el viaje a Jerez a ver MotoGP. Ahí ya se complicó la cosa pues aunque fue puente tuvimos que volver a Sevilla por que María trabajaba viernes y sábado. Así que en menos de cuatro días nos comimos como 400 km en moto, menos mal que nos gusta que si no…

Las carreras estuvieron un poco aburridas pero la estancia en la casa con los Kamikazes de Toledo y Madrid fue de lo mas divertida, no paramos de reírnos y hacer el tonto en todo el finde, como meter las motos en el salón etc. A mi me dio reacción el agua así que de bañarme en la piscina poco… que remedio…

Después vino el martes de feria y eso fue demoledor… No voy a contar nada especial pero como siempre termine el último y encima cuando volví de la feria no pude entrar en mi casa (partí la llave en la cerradura) y tuve que irme a las tantas de la mañana andando hasta casa de unos amigos para dormir allí, y al día siguiente con la caló vuelta a casa a intentar abrir… Por cierto la puerta ya esta arreglada hehehehe

Y este finde, viendo que se podía complicar la cosa si íbamos otro día a la feria decimos coger a la Lolona y llevarla de paseo a la playa y allí pasamos el finde junto a Marcos, un amigo que fue con su mini caravana y que nos encontramos el sábado de casualidad. Estuvimos tranquilitos excepto porque me volvió a dar reacción el agua (ser alérgico al agua fría es lo peor) y tuvimos que ir a Conil a que me pincharan Urbasón (y vaya si duele eh? ya os lo digo yo) así que el resto del finde sin poder bañarme pero muy bien, adoro mi sombrilla hehehehe. Pero todo se olvida después del gran desayuno del Piñero… Ay Omá…

Y bueno esto es un poco el resumen de la semanita que hemos pasado… A pesar de estar cansado… la empezaba otra vez con los ojos cerrados hehehehe

Un beso… o no… nunca se sabe

Antiguos Alumnos

Los escalonesEl pasado viernes 4 de Abril, se realizó en el Instituto Nacional de Bachillerato Antonio Domínguez Ortiz, (mi “insti”) una reunión de Antiguos Alumnos para conmemorar el 35 aniversario del centro. El “INBADO” volvía a ser un punto de reunión y unión de gente de todas partes de Sevilla y como siempre sin juzgar, sin discriminar, daba igual de donde venías, eras uno más…

Acudí no sin cierto nerviosismo, pues aunque conocía a casi todos lo que asistirían, después de tantos años sin vernos sentía algo parecido a la vergüenza, algo de timidez… Pero todo quedó disipado al primer abrazo, al primer beso… era como si nos hubiéramos visto esa misma mañana para ir a clase…

Nuevamente éramos la pandilla que siempre estábamos en el insti, sentados en nuestros escalones de siempre, hablando de las cosas de siempre aunque desde otro punto de vista debido a la madurez, (la mía no claro hehehehehe)

Volver a andar por esos pasillos con mis amigos fue maravilloso, volver a ver las caras de gente a la que quiero mucho y aunque el tiempo y las distancia nos hayan separados, somos amigos y siempre lo seremos.

A todos ellos desde aquí decirles que fue un gran placer volver a encontrarme rodeado de amigos, de gente con la que compartí los mejores años de mi vida, mi juventud y junto a los que crecí entre risas y bromas, ajenos a veces a la realidad pero con los pies en el suelo… Gracias por ser mis compañeros, gracias a esta reunión de antiguos alumnos por hacer posible este reencuentro.

Sabes que…

NubesSabes que eres mayor cuando tienes frío al bañarte en la playa por la tarde, cuando te molesta la lluvia al salir a la calle, cuando dices “hoy prefiero quedarme en casa”, cuando te interesa las cosas que ves en el telediario, cuando te molesta que tiren petardos, cuando salir de marcha es ir a cenar, cuando tu máxima es estar en casa relajado, cuando sentarte en cualquier lado a comer pipas te parece ridículo.

Sabes que eres mayor cuando un palo no es una espada, ni una escopeta, es sólo un palo. Cuando tirarte al suelo te da reparo, cuando evitas los charcos, cuando los columpios son para “otros”, cuando corres por hacer deporte, cuando para volar usas una máquina y no la imaginación, cuando sólo montas en bici para ir a un sitio concreto, cuando miras la nubes para ver el tiempo y no para buscarles parecidos, cuando te aburres.

Sabes que eres mayor cuando te miras en el espejo y no te miras las legañas, te miras las arrugas. Cuando no le das patadas a cualquier cosa que veas en el suelo, cuando no sales a la calle a jugar, cuando simplemente no juegas. Cuando miras unos cuantos playmobil (click en mi epoca) y no se te viene a la mente una batalla épica.

Sinceramente, aun no veo las ventajas de hacerse mayor…